loading

PRUNERAS CEIP

Martorelles, Barcelona, SPAIN. 2010
CLIENTE . CLIENT:   DEPARTAMENT D’EDUCACIÓ GENERALITAT DE CATALUNYA 
SUPERFICIE . SIZE:  
330 m2 
COSTE . COST:
905.000 €
AUTORES . AUTHORS:  
HABITAN + MAR PUIG de la BELLACASA DELÁS

EN/ES

The project is an intervention in the CEIP Les Pruneres in Martorelles. This is made up of several buildings connected together by external walkways constructed like railway sleepers as horizontal and vertical structural elements. The choice in the original draft of this material posed several problems today: a first problem due to the toxicity of wood treatment and one in the low light between the pillars which greatly hindered the play areas.
For these reasons among others we decided to demolish and rebuild the walkways. The new walkways are large metal girders that rest only on contact with the buildings so that the play areas are free of obstructions. These girders are coated with a glass skin that changes color near the various buildings that correspond to the different uses and the different ages of the children. The color treatment softens the long perspectives of reinforcing the playful walkways of the building.

 

La Intervención consisten en el derribo y sustitución total de las pasarelas elevadas en planta primera y porches existentes de comunicación entre cuatro edificios aislados de aularios, que forman el “Ceip Les Pruneres” de Martorelles. Estas pasarelas están construidas con traviesas de tren como elementos estructurales horizontales i verticales. Este material planteaba diversos problemas: la toxicidad del tratamiento de la madera y la poca luz entre pilares que obstaculizaban mucho las zonas de juego. Por estas razones entre otras muchas se decidió demoler las pasarelas y reconstruirlas. Las nuevas pasarelas son grandes vigas metálicas que solo se soportan en el contacto con el edificio, así pues todas las zonas de juego quedan libres de obstáculos. Estas vigas están revestidas con una piel de vidrio que cambia de color a medida que se acerca a los diferentes edificios que corresponden a diferentes usos y edades de los niños. El tratamiento del color suaviza las largas perspectivas de las pasarelas reforzando el carácter lúdico del edificio.
La adaptación al entorno queda patente en la configuración del porche de entrada, que soporta la valla y promovió el derribo de un muro de hormigón que cerraba la escuela a una altura enorme y que había perdido el sentido en el uso actual del centro. La actuación consiguió que la relación del patio de infantil y el huerto de la escuela con el parque de acceso al centro sea mucho más dócil.

Skip to toolbar